viernes, 12 de noviembre de 2010

La historia deportiva de NSU en la Argentina

Antonio y Pedro Von Döry pueden ser considerados como los pioneros de la marca NSU en las competencias automovilísticas de nuestro país. Su participación se remonta al Gran Premio Standard 1958 cuando con un pequeño Prinz II de 24 caballos enfrentaron solitariamente a muchos autos de mayor porte y potencia.
En las dos siguientes ediciones de la gran carrera anual la NSU de Alemania se presenta con su equipo oficial en coparticipación con Autoar de Argentina, resultando ganadores Juan Manuel Bordeu en 1959 y Gianmarco Dolce en 1960, ambos con Prinz III 34, logrando aquel adelantarse a los pilotos extranjeros.

                        Los NSU saliendo de los guadales traicioneros con algo de ayuda
En poco tiempo la división mas chica que tenía nuestro automovilismo fue creciendo y muchos pilotos, que llegarían a ser grandes figuras, eligen iniciar su campaña deportiva piloteando alguna “galerita”. Jorge Cupeiro, Roberto y Miguel Angel Galluzzi, Heriberto Bohnen,  Miguel Jantus. Norberto Castañón y Rogelio Scaramella, fueron algunos de ellos, conociendo todos el halago de la victoria.

                                          Heriberto Bohnen bajo la lluvia
En 1962 la clase “A” hasta 700 c.c. se transforma en la mas numerosa del Turismo Mejorado y la versión Sport Prinz de NSU toma la posta que dejan las “galeritas” en la lucha por la vanguardia de cada competencia. Domingo Lopez Oribe gana el Gran Premio 1963 y  Osvaldo Divano y los hermanos Galluzzi consiguen numerosas victorias en otras competencias.

                          La sport de Divano a fondo

Los  Sport Prinz que tenían el mismo bastidor y mecánica del tradicional Prinz III, contaban con carrocería de mejor penetración aerodinámica,  y  alcanzaron a mediados de los años sesenta rendimientos asombrosos, con velocidades que orillaban los 150 km/h.

                       Los SPP de Oscar Vidriales y José Berdini con sus colaboradores
Cuando en 1967 caduca la homologación de la clase “A” que integraban además los Isard y De Carlo, muchos motores NSU y otros elementos (cajas de velocidades y de dirección, tren delantero, etc.) son utilizados en la categoría “Minijuniors” de monopostos, denominada luego Fórmula 4. Con ello otros triunfos se sumarían a la marca.
Hoy nuestra agrupación “amigos del NSU” intenta preservar la historia de esta marca en todos sus aspectos.  Indudablemente en lo deportivo el camino recorrido fue sumamente exitoso.


Texto y fotos de nuestro amigo Alberto J. Villa

No hay comentarios:

Publicar un comentario