lunes, 18 de julio de 2011

Una foto, una historia


Así titulaba la revista "Marcas" que dirigía Miguel Angel Merlo la nota sobre la carrera cuya fotografía presentamos, disputada en octubre de 1961. Los protagonistas de la misma, son Pedro Sancha, gran piloto de turismo, recordado entre otras hazañas por su dramática llegada al Autódromo de Buenos Aires al final del Gran Premio de 1960, con su Mercury Montclair en tres ruedas. Un perno de punta de eje se había roto poco antes, sin embargo Sancha decidía seguir en esa condición marcando el camino para ganar la etapa y la clasificación en su categoría. Años más tarde, brillaría con un Chevrolet 400 Súper, llegando tercero absoluto detrás del polaco Zasada con el Porsche 911 y Rodriguez Canedo con el Torino 380W en el GP internacional de Turismo de 1967. Aquí vemos a Sancha en una situación por demás comprometida, volcando su Fiat 600 con motor Abarth 750 cc. La otra protagonista, conduciendo un Autoar-NSU Prinz, es una casi desconocida mujer piloto, que tuviera una fugaz pero destacada trayectoria: Anneliese Hartenau.
Antes de profundizar en la historia de esta foto, sin dudas una toma espectacular del accidente, debida a un tal Gonzalez, haremos una breve reseña de esta dama pionera en nuestro automovilismo deportivo, y no demasiado conocida por muchos.
Nacida en Chile e hija de padres alemanes, siendo muy niña Anneliese vino con su familia a vivir en Argentina, radicándose primero en el sur patagónico y luego en Balcarce, donde sus padres continuaron con tareas vinculadas con el campo. Desde chica se interesó con todo lo relacionado con la mecánica, ya sea manejando tractores, reparando maquinarias agrícolas, demostrando una rara habilidad para empuñar las herramientas y solucionar los inconvenientes. Esa vinculación con las bielas y los pistones la llevó a conocer a Juan Manuel Fangio, quien la incorporó como aprendiz mecánico en su taller de Balcarce.
Años más tarde, se trasladó a Buenos Aires, y comenzó a trabajar en el taller del ingeniero alemán Kurt Delfosse, y en 1951, con motivo de la llegada del equipo Mercedes Benz para correr en la Costanera Norte las dos competencias que el ACA había programado, ambos colaboraron con los mecánicos alemanes para atender los autos del equipo.
Con el asesoramiento de Delfosse, quien le enseñó a manejar autos veloces, en 1959 Anneliese hizo sus primeras incursiones en el automovilismo, participando en competencias para autos sport con un Porsche lnstitec sin mayor fortuna, ya que el auto no la ayudaba para nada.
Hasta que llegamos a una fecha, que tiene como protagonista estelar a esta señora, que hoy vive en los Estados Unidos, y que constituye un hito histórico en la historia del automovilismo argentino, al ser la primera mujer en ganar una competencia, organizada por la Asociación Argentina de Automóviles Sport, disputada el 5 de junio de 1960. Lo hizo sobre un automóvil sport construido por Delfosse, en el que también Artenau había "metido mano". Se trataba de un chasis Gordini ex Gran Prix al que se le colocó un motor Porsche de 1500cc ubicado en la parte trasera, adaptando las suspensiones. Su carrocería era un diseño propio que iba sufriendo modificaciones para mejorar su aerodinámica. Dada la escasez de nuevos autos debido a la restricción en la importación, se conformó una categoría que agrupara y rescatara automóviles que estaban fuera de uso. Se la denominó "Sport Velocidad Limitada 160 Km por hora”. Delfosse decidió prestarle el Porsche Gordini a Anneliese y ésta se inscribió junto con otros dieciséis pilotos, entre los que se encontraba Halle Aguilar, actual animador de la categoría GPA y participante de múltiples pruebas históricas del mundo (Pekin-París, Le Mans Classic, Rally de Montecarlo).
Largo desde el tercer puesto. Sin embargo, al momento de la partida, no pudo poner primera y quedó detenida, arrancando recién cuando todo el pelotón había partido y en última posición. No se desespero y se concentró en alcanzarlos. En punta iba Mc Lean con un Delahaye 135 3.6 de 1935, seguido de Aguilar con un Simca 1300 cuatro puertas uruguayo, alivianado y preparado.
Por su parte Artenau comenzó a pasar autos y poco a poco fue escalando posiciones, hasta llegara la segunda ubicación detrás del Delahaye. Comenzó a acosarlo, a pesar que Mc Lean hizo todo lo posible para no dejarla pasar, hasta que en la vuelta 18 lo superó, para gran algarabía de todas las tribunas, ganando la competencia a un promedio de 94,020 Km/hora y marcando el record de vuelta en la siguiente.
Poco más de un año después de este hecho histórico, retomamos nuestra historia y volvemos a la foto, y nuevamente nos encontramos con una típica jornada de la AAAS, con múltiples categorías, en donde descubrimos además de los dos protagonistas excluyentes, figuras que hoy prestigian nuestro automovilismo histórico. Respecto de la crónica de la carrera, así la contaba "Marcas": Luego de las microcupés, tan ruidosos como lentas, la mejor carrera fue la de Sport hasta 780cc, en la que intervinieron BMW, De Carlo, NSU y un Fiat 600. El gasto primero lo realizó "Segundo Sombra”, conocido entre sus amigos como doctor Álvarez. (Si, el mismo "Don Segundo
Sombra" que con su Ford Thunderbird rojo es el Campeón Argentino 2008 de la categoría Sport Histórico). Su De Carlo no soportó el tren, y Sancho ocupó su lugar durante algunas vueltas. Desde atrás avanzaba puestos, firme y pausadamente, el NSU conducido por Anneliese Hartenau, quien cada día se pule mas. Lamentablemente le falló cálculo sobre el espacio disponible para pasar a Sancha en las curvas de detrás de los boxes. Al intentar superarlo, lo rozó ligeramente por la parte central y el Fiat Abarth dio tres tumbos y medio, salvándose Sancha de algo grave gracias al cinturón de seguridad, La señora Hartenau dominó un trompo en su NSU y siguió en carrera, llegando tercera en pos de los una BMW de Ferrari y Chinni. Y ya los estaba alcanzando. [Nota del editor: "Segundo Sombra" obtuvo el record de vuelta del circuito N“ 5 con 1'22"8 décimas a 92,448 Km/hora).
En otras categorías se impuso el recordado “Larry” con un Triumph TR3 (Sport Velocidad Limitada), y Jack Forrest Greene (Sport Fuerza Libre). El querido Jackie, actual miembro de varios clubes y una verdadera autoridad en todo lo relacionado a la actividad, habla reconstruido en su taller el Aston Martin con el que perdiera la vida su padre Eric Forrest Greene. Luego de luchar contra Delfosse con el Porsche Gordini del que ya hablamos, y Emilio Parquet con la Ferrari 5 litros ex Sáenz Valiente se impuso con el legendario Aston Martin.
Para finalizar, rescatamos el epígrafe de la foto publicada en "Marcas", que decía así: Sancha y Artenau entraron en la curva zig-zag de atrás de los boxes.
El varón no puso el rebaje y derrapó.
La dama hizo un semi "tete-a-que ue" —que es el trompo en criollo—.
Ana empujó a Pedro, y Pedro voló sin que Ana o Pedro pudiesen evitarlo.
A la gente le gustó más que a Pedro. ¡Claro!

  Hacer click sobre la imagen para ampliar

Por Julio Méndez Peralta Ramos y HugoSamperena
Gracias a Rodrigo Larran que nos alcanzó la nota de Hugo y a la revista Ruedas Clásicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario